Recuperando la memoria histórica del aeropuerto desde 2010...

lunes, 17 de enero de 2011

-VIAS AEREAS COLOMBIANAS (VIARCO) Por Jaime Escobar Corradine

El 15 de diciembre de 1945, los vallecaucanos dieron vida en la ciudad de Cali a la compañía Vías Aéreas de Colombia VIARCO cuyo lema de servicio era “Alas del Occidente Colombiano para toda Colombia”. El panorama aéreo estaba dominado por AVIANCA bajo el auspicio y protección del gobierno y surgían las compañías TACA de Colombia y LANSA para ofrecerle competencia en el mercado nacional.

El objeto de la nueva compañía era el de transportar pasajeros y carga desde Cali a Popayán, Ipiales y Tumaco en el suroccidente del país. Con un capital de $200.000 pesos y la bajo la gerencia de Luis Carlos Iragorri, comenzó sus operaciones desde la Base Aérea del Guavito con dos aviones DC-3, con matricula C-400 y C-401.

El 17 de marzo de 1946 se inauguraron los servicios diarios de pasajeros, aeroexpresos y carga a las ciudades de Bogotá y Medellín. Así empezó su vertiginosos desarrollo y en poco tiempo amplio su red de rutas a todo el país, para lo cual se adquirieron cinco nuevas unidades DC-3 (matriculados como C-402, C-407, C-408, C-409 y C-410). Con el fin de explorar las rutas internacionales, el 14 de julio de 1946 se efectuó un vuelo especial saliendo de Bogotá a Nueva York, con escalas en Barranquilla, Kingston y Miami.

El 3 de octubre de 1946 se iniciaron los servicios a la ciudad de Neiva, los cuales fueron ampliados para llegar hasta la ciudad de Garzón; el 15 de octubre se inauguraron los servicios desde Bogotá a Bucaramanga, seguido por el servicio entre Bogotá, y Cartago. El servicio a Cartagena fue inaugurado el 1º de Noviembre del mismo año en anticipación a las fiestas tradicionales de la ciudad y el Reinado Nacional de Belleza. A finales del año se iniciaron servicios exclusivos de carga en todas las rutas nacionales.

Siendo el nuevo gerente general de la compañía el señor Ricardo A. Deeb y siguiendo una política de expansión, VIARCO se empeño en construir su propio aeropuerto en la ciudad de Cali. Este aeropuerto estaría abierto a todas las compañías del país, exceptuando a AVIANCA. La cual había negado rotundamente la entrada de sus aviones a las instalaciones de Calipuerto. En noviembre de 1946, la Cámara de Comercio de Cali envió una carta al Ministro de Guerra, Doctor Luis Tamayo, para solicitar por parte del departamento de Aeronáutica Civil, la inspección de las obras del aeropuerto El Limonar. El 7 de diciembre del mismo ano, un DC-3 de la compañía, el C-400 con 28 invitados a bordo y al mando del Capitán Bernardo Escovedo hizo simulacros de aproximación al aeropuerto en construcción, para constatar la buena ubicación del mismo. Al día siguiente el 8 de diciembre, le correspondió a VIARCO el honor de inaugurar el aeropuerto de Sogamoso en el Departamento de Boyacá al nororiente del país. Así se inauguraba una ruta más corta y practica con acceso a la región de los Llanos Orientales, vinculando así de forma definitiva este vasto territorio al movimiento hacia el interior del país y asegurando una nueva era de prosperidad y desarrollo en esa región.

La flota inicial de aviones pronto se vio aumentada con la comprar de tres unidades Lockheed L-14 (C-321, C-322 y C-323) y dos PBY Catalina anfibios (C-406 y C-414). Con estos aviones se atendieron por primera vez los servicios entre Cali y Buenaventura y desde Medellín a Quibdó, mientras se construían pistas adecuadas para aviones de ruedas.

A finales de 1946 el departamento de Aeronáutica Civil exigió a VIARCO la ampliación de los talleres de mantenimiento y mecánica de la compañía, pues consideraba que VIARCO no contaba entonces con el número adecuado de elementos para atender eficazmente los nuevos aviones recientemente adquiridos. A comienzos de diciembre lanzo una campana publicitaria invitando a los colombianos a planear sus vacaciones con VIARCO de la forma más cómoda y económica, garantizando mayor seguridad. Se promocionaban destinos como Cartagena, la Ciudad Heroica, Medellín, la capital industria del país, Cali, alegre y bulliciosa, Bucaramanga, la Ciudad Jardín, y lugares remotos y exóticos como Tumaco, Buenaventura, Villavicencio, Sogamoso y los Llanos…

Al cumplir el primer año de operaciones, se había logrado establecer una gran organización y una extensa red aérea que cubría todo el territorio nacional. Su capital de trabajo había aumentado a $3.000.000 de pesos y su flota había aumentado a catorce unidades, cuando se recibieron dos unidades adicionales de aviones DC-3 (C-412 y C-413). La Junta Directiva que celebró el 15 de diciembre de 1946 este primer año exitoso de servicios, estaba conformada por su Presidente Hernando Caicedo y los Vocales, Harold Bohmer, Alberto Ochoa, Francisco Madriñan, Alfredo Lloreda.

En 1947 y con el ánimo de obtener una participación en el transporte de correos, VIARCO efectuó una solicitud formal al gobierno, el cual había asignado esa lucrativa actividad exclusivamente a AVIANCA. La intervención desafortunadamente no logro su objetivo y el gobierno negó el permiso de transporte de correo aéreo. Sin embargo se obtuvo la autorización para volar a Miami pero transportando carga exclusivamente, para lo cual se había adquirido un DC-3 carguero, el C-408.

En la Asamblea de Accionistas reunida el 8 de abril de 1947, se discutió la posibilidad de liquidar la compañía a raíz de las pérdidas ocasionadas por dos recientes accidentes. El Catalina de matricula C-406 se hundió en el puerto de Buenaventura el 20 de diciembre de 1946 a raíz de un incidente menor. El otro, el DC-3 con matricula C-400 se estrello el 8 de marzo de 1947 el Paramo de Chingaza cuando cumplía un vuelo de itinerario entre Villavicencio y Bogotá. Además de estos lamentables sucesos, la competencia ofrecida por las otras líneas aéreas no era fácil de combatir. El grupo de entusiastas accionistas encabezados por el industrial don Hernando Caicedo, votaron en contra de la disolución de la compañía y por el contrario votaron a favor de un aumento de capital para sacarla adelante.

Para entonces, se concluyeron las obras del aeropuerto El Limonar en la ciudad de Cali, el cual fue puesto al servicio dotado de las instalaciones y equipos más modernos disponibles en ese entonces.

A finales de 1947, ante una inminente guerra de tarifas VIARCO se vio obligada a seguir la iniciativa de LANSA y rebajar las tarifas en las rutas que compartían. La respuesta inmediata de AVIANCA fue rebajar a los mismos niveles sus propias tarifas. Desafortunadamente, el 10 de enero de 1948 se precipito a tierra el segundo Catalina, el C-414 a tres kilómetros de Serrezuela (Madrid) en la Sabana de Bogotá. Este tercer accidente minó considerablemente la imagen de la compañía y perdió mucha credibilidad en el público viajero. Aun así, el 23 de enero de 1948 se promocionaron vuelos especiales para traer aficionados a las corridas de toros y asistir a la Feria de Cali, que en esa época se llevaba a cabo a comienzos del año.

El 25 de enero de 1948 se inauguro el servicio “regular diario” en la ruta troncal Bogotá-Cali. En esa importante ruta se competía con AVIANCA y LANSA y la guerra de tarifas se agravo aun más. Fue entonces cuando se hizo necesaria la intervención de gobierno nacional cuando finalmente se unificaron y ajustaron las tarifas por resolución del Ministerio de Industria y Comercio.

A pesar de todos los esfuerzos por mantener la compañía financieramente viable, la competencia era cada vez más feroz. La lucha fue ardua y se valió de todos los métodos para mantener la participación en el mercado. Sin embargo, las operaciones y el número de pasajeros comenzaron a declinar, hasta que se vio obligada a suspender operaciones definitivamente. La sociedad fue disuelta y varios de sus aviones fueron vendidos y registrados a nombre de la nueva y prospera empresa de carga SAM con base en la ciudad de Medellín.

Así termina su corta vida de servicios esta emprendedora empresa vallecaucana, dejando como legado la experiencia negativa de una guerra de tarifas a muerte entre las empresas domesticas que termino con la necesidad de la intervención directa del Estado.

JAIME ESCOBAR-CORRADINE

Rev.Nov. 08

Solicitamos a los lectores nos envíen cualquier información adicional que se tenga sobre esta empresa vallecaucana. Hasta la fecha no conocemos fotografías del aeropuerto El Limonar ni de los aviones de VIARCO. Si alguien tiene alguna foto para compartir, sera bienvenida.



Memorabilia de Viarco, Imagenes scaneadas por Jaime Escobar C, tomadas de www.aviacol.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada