Recuperando la memoria histórica del aeropuerto desde 2010...

martes, 11 de enero de 2011

-PRIMER VUELO JET BOG - CLO Por Jaime Escobar Corradine.

Era el día viernes 13 de mayo de 1966 y junto con mi padre, Julio Escobar Fernández de Soto, nos dirigimos al aeropuerto de Eldorado hacia la 1:30 de la tarde, hora en la cual se habían citado a los invitados especiales del vuelo inaugural en equipo jet a la ciudad de Cali. La invitación la había cursado el entonces Presidente de Avianca Juan Pablo Ortega, amigo de mi Padre. Cual sería mi sorpresa cuando mi Padre me pidió que lo acompañara al vuelo, ya que mi Madre no podía viajar y la invitación era para los dos.

Luego del proceso de registro en el mostrador de la compañía, nos entregaron los tiquetes de abordaje para el vuelo JET-190 y pronto pasamos al Muelle Nacional, en cuya plataforma estaba parqueado el bellísimo Boeing 720B con los colores clásicos de Avianca y con matrícula HK-725. Luego de caminar por la plataforma, subimos las escalerillas para tomar nuestros asientos. A mis 11 años de edad, para mi era la primera vez que volaba en jet y estaba tan contento y más aun cuando me tocó la silla de la ventanilla. Pero pronto comprendí que la emoción de mi Padre era mucho mayor. El comenzó a contarme que cuando él de pequeño viviendo en Tuluá, venía a estudiar al colegio a Bogotá, tenía que viajar por tren y por tierra por casi dos días para llegar a la fría capital, y así de regreso a casa cada vez que regresaba al Valle del Cauca.

Yo también recordaba que hacía pocos meses, en diciembre había hecho el mismo vuelo junto con mi familia, esa vez en un viejo y honorable Douglas DC-4 de Avianca que hacía el trayecto en tan solo una hora. No era sino despegar de Bogotá con rumbo al suroccidente para cruzar La Línea y comenzar el descenso hacia Calipuerto. Durante el vuelo, las cabineras con su tradicional Ruana Roja, pasaban primero repartiendo algodón para los oídos y chicles para masticar… esos aviones no eran presurizados y muchos pasajeros pasaban por la penosa experiencia del dolor de oído. Luego pasaban en unas bandejitas unos refrescos y un sanduchito de jamón y queso envuelto en papel celofán. Por lo general el cruce de La Línea, punto más alto de la Cordillera Central en la ruta, estaba nublado y ante la turbulencia el avión se sacudía y se bamboleaba para sorpresa y desagrado de los pasajeros. Una vez vencida La Línea, se ingresaba al Valle del Cauca y empezaba el descenso. Recuerdo como si fuera ayer, que era entonces cuando los ventiladores colocados a lo largo de la cabina de pasajeros, empezaban a funcionar tratando de aliviar el calor que ya se percibía y el olor a “tierra caliente” anunciando la llegada del avión a Cali.

En esta ocasión, el pronóstico era que el vuelo en el flamante jet Boeing iba a tomar solo 30 minutos ! Efectivamente, el avión prendió sus turbinas y luego de carretear a la pista principal estuvimos listos a despegar a las 3:15 de la tarde. El avión decoló, y giró a la derecha y se dirigió con rumbo suroccidente. A las 3:25 ya estábamos volando sobre el Rio Magdalena, y a las 3:32 ya estábamos volando por encima de la Cordillera Central y La Línea, esta vez por encima de las nubes y de cualquier turbulencia, habiendo alcanzado la altura de crucero. Dos minutos después, iniciaba ya el descenso, y alcanzamos a divisar el Rio Cauca y el verde inconfundible de los cañadulzales tan característicos de nuestro Valle del Cauca. A las 3:37 pasamos por encima de la ciudad de Buga y la reconocimos por las cúpulas de la Basílica del señor de los milagros. Unos minutos después, a las 3:46 de la tarde, aterrizamos en el aeropuerto de Calipuerto ante los aplausos y vivas de los pasajeros. No pude más que notar la emoción de mi Padre a quien se le escapaba una lagrima de emoción. Habían pasado solo 31 minutos desde nuestro decolaje de Eldorado. Al llegar a la plataforma estaban todas las autoridades de la ciudad dando la bienvenida a los invitados especiales. A lo lejos entre la muchedumbre que se había reunido en la terraza de observación del aeropuerto, alcancé a divisar a mi Abuelita y a mis Tíos, que me habían ido a recoger. Mi Padre luego de saludar a los suyos pronto se dirigió con el resto de la comitiva a abordar los taxis que los llevarían al Hotel Alférez Real para asistir a la ceremonia de inauguración y al coctel. Yo me dirigí a la casa de mis Tíos, donde pase la noche con mis primos. Como no había planeado el viaje, pues no había llevado maleta y tuve que pedir prestada una piyama y un cepillo de dientes ! Al día siguiente sábado, muy temprano regresamos a Calipuerto para abordar el vuelo especial que nos traería de regreso a Bogotá. El mismo avión despego a las 8:07 de la mañana y aterrizamos en Eldorado a las el 8:37 a.m. Esta vez recorrimos la misma ruta en 30 minutos exactos. Este evento representa un recuerdo inolvidable de ese primer vuelo en jet. Unos años más tarde nos tocó el primer vuelo a Cali en el fabuloso Boeing 747 de Avianca, pero ya fue muy distinto…

Así comenzó el servicio regular con aviones jet de Avianca a Cali. Para finales de 1967, Avianca volaba tanto equipos Boeing 720B como Boeing 727 en las rutas nacionales y en la ruta Bogota-Cali operaba 37 vuelos semanales, de los cuales 18 eran en equipo Jet. Poco a poco fueron retirados de servicio los Douglas DC-4 y los lujosos Súper Constellation para dar paso a los aviones Boeing, mas tarde los McDonnell Douglas y los Airbus, que surcan hoy en día los cielos colombianos.

Jaime Escobar Corradine

Enero del 2011

Memorabilia correspondiente al primer vuelo jet BOG-CLO, propiedad y cortesia de don Jaime Escobar C. incluye tiquete aereo, pasabordo, invitación al Hotel Alférez y foto del Boeing 720 aterrizando en Calipuerto... (tal vez la unica foto publicamente disponible de un avion rodando sobre la pista de calipuerto.)
Calipuerto ayer y hoy, imagen tomada de la primera emisión de estampillas de 1966 de la Historia de la Aviación colombiana, a la derecha imagen del otrora llamado mercalipuerto hoy Cavasa, Fotos cortesia de Jaime Escobar C y Carlos Andres Garcia, respectivamente.

Boeing 720 HK-725 de Avianca, en el cual se realizo el inaugural de la ruta BOG-CLO, fotos cortesia de Jaime escobar C.
Vista aerea de Buga con la Basilica del señor de los Milagros y sus cupulas tal como la describe don Jaime en su relato.

1 comentario:

  1. On of the best trip reports in years
    thanxs fro sharing
    greetings Flying Dutchman

    ResponderEliminar